Italo Calvino escribió “14 Razones por las que leer los clásicos“. En este excelente libro daba argumentos de porqué se debería revisar los libros que han supuesto hitos para la humanidad, y de que nos podrían aportar estas obras. Reactualizando las ideas del escritor italo-cubano, veremos porque tenemos que jugar a “El retrato de Dorian Gray” o al “Anabásis” de nuestro medio, el videojuego, y que supondrán estas obras al que se atreva a volver a “abrir sus páginas”.

Motivos para acercarse a los clásicos

1. Leer por primera vez un gran libro en la edad madura es un placer extraordinario: diferente (pero no se puede decir que sea mayor o menor) que el de haberlo leído en la juventud.

Este punto es muy acertado para los títulos que se han jugado infancia o adolescencia. En estas etapas la psique y personalidad de una persona no están aun formadas, y por ello tenemos unas impresiones diferentes de los sucesos, a como los vería alguien en la edad adulta. Alejados de ésto también nuestras experiencias pueden hacernos cambiar lo que acabamos entendiendo de un juego.



Un ejemplo es volver a jugar juegos como los GTA, que hace años podían parecer una arena de juegos para hacer el cabra. Sin embargo rejugarlos nos descubrirá una historia que fue pasada por alto y que tenía una gran calidad.

Gta IV es el mejor ejemplo de este punto

2. Se llama clásicos a los libros que constituyen una riqueza para quien los ha leído y amado, pero que constituyen una riqueza no menor para quien se reserva la suerte de leerlos por primera vez en las mejores condiciones para saborearlos.

Hay títulos y sagas que han marcado de una manera irremediable el videojuego, y también a los jugadores. Un ejemplo de esto son los Metal Gear, estos juegos no han dejado indiferente a nadie con su combinación de una jugabilidad enfocada al sigilo y de una historia que, a pesar de estar ambientada en un mundo realista, en muchas ocasiones con un trasfondo histórico, quiere no la tomemos en serio con personajes y situaciones salidas del anime más surrealista.

La idea de un robot gigante que amenaza al mundo es de los más japonesa.

Sin embargo estos juegos, que marcan el medio y a sus usuarios, muchas veces salen al mercado desordenados cronológicamente, por lo que esperar a ver la historia de una manera ordenada no es algo baladí.

También la madurez del jugador a la que hacíamos referencia en el punto anterior influye en que estemos en las mejores condiciones de jugarlo, ya que podremos entenderlos mejor.

3. Los clásicos son libros que ejercen una influencia particular ya sea cuando se imponen por inolvidables, ya sea cuando se esconden en los pliegues de la memoria mimetizándose con el inconsciente colectivo o individual.

Hay juegos que han pasado a nuestro subconsciente e impregnan nuestra vida cotidiana. Un ejemplo de este punto es Fortnite. El juego de Epic Games, a pesar de ser de reciente lanzamiento, ha logrado saltar a la cultura popular. Sus bailes son tan famosos que muchos futbolistas los hacen en sus celebraciones.

Griezman es uno de los jugadores de Fortnite más ilustres.

También Fortnite es jugado por muchos adolescentes y niños; y para sus padres el Battle Royale de Epic Games se ha convertido en la encarnación de todo lo que representa la palabra videojuego.

Este fenómeno no es nuevo, desde la época de Nintendo a finales de los 80, muchos videojuegos habían pasado a la cultura de masas.

4. Toda relectura de un clásico es una lectura de descubrimiento como la primera.

Hay juegos que se sienten como nuevos cada vez que se juegan, ya sea por las posibilidades que ofrecen o por su inmensidad. Un ejemplo de ésto es Dark Souls, el “hack and slash” creado por Hidetaka Miyazaki.

Dark Souls es una obra exigente, cada paso que demos estará lleno de trampas y exigirá lo mejor de nosotros. Tras acabarlo casi se puede decir que se es mejor jugador, ya que hemos tenido que atravesar un mundo hostil al 100%.


Ornstein y Smough nos pondrán una curva de dificultad muy alta.

Sin embargo el juego no acaba cuando saltan los créditos. Dark Souls nos propondrá rejugarlo, con nuestro nivel y armas en una dificultad aun más complicada, para demostrar que de verdad hemos aprendido sus reglas.

La historia del juego se narra a través del diseño del escenario y los enemigos, con pequeños diálogos y con las descripciones de los objetos que consigamos. Por consiguiente es muy fácil no enterarse de nada la primera vez que lo recorremos, y deberemos observar la historia en partidas sucesivas. La cuales jugaremos con mucho gusto.

5. Toda lectura de un clásico es en realidad una relectura.

Hay videojuegos que han hechos escuela, y multitud de títulos que han venido detrás, como poco, se han inspirado en ellos.

Juegos como Zelda o Medal of Honor han dado origen a un géneros prolíficos. Muchos juegos de aventuras se han inspirado en el primero, que abrió un camino que lleva hasta el último God of War. Medal of Honor es aun más fértil, Call of Duty, el shooter que marcó a toda una generación de consolas, nació bajo su sombra

Zelda ha sido un pilar muy importante para muchos juegos posteriores.

6. Un clásico es un libro que nunca termina de decir lo que tiene que decir.

Los videojuegos, como cualquier medio, son una manera de transmitir un mensaje. Y casi todos vienen cargados con el suyo.

La saga antes nombrada Metal Gear también es conocida por los temas que Hideo Kojima, su director, toca en sus juegos. Siendo el principal el problema de la genética y la predestinación. Sin embargo no se queda aquí, y su última obra MSG V: The Pantom Pain, aun nos sigue mandando un potente mensaje con sus mecánicas, uno tan grande como que la humanidad no alcanzará la paz.

MSG V: The Pantom Pain es un Metal Gear con todo lo que ello conlleva

7. Los clásicos son esos libros que nos llegan trayendo impresa la huella de las lecturas que han precedido a la nuestra, y tras de sí la huella que han dejado en la cultura o en las culturas que han atravesado (o más sencillamente, en el lenguaje o en las costumbres).

Hay juegos que son más que la suma de sus partes. El bagaje y experiencias de sus jugadores ayudan a conformarlos.

Títulos online como World of Warcraft o Eve Online lo demuestran. Es la propia comunidad y sus jugadores, los que dan la vida al juego. Sin ellos estos títulos no serían lo que aparentan.

Gadgetzan era una de las zonas de World of Warcraft con más interacción entre jugadores.

8. Un clásico es una obra que suscita un incesante polvillo de discursos críticos,pero que la obra se sacude continuamente de encima.

Ha habido juegos muy cuestionados, que continuamente han tenido un ojo escrutando sus acciones. Sin embargo se han sabido sobreponer a las acusaciones y se han valido de la polarización para alcanzar su estatus.

El reciente Kingdome Come Deliverance ha seguido este camino, sus acusaciones sobre ser un producto de extrema derecha, han llevado a muchos de sus fans a defenderlo, perdonando otros problemas del título.

Kingdome Come Deliverance es una oda a la Edad Media.

9. Los clásicos son libros que cuanto más cree uno conocerlos de oídas, tanto más nuevos, inesperados, inéditos resultan al leerlos de verdad.

Puede que a la hora de jugar a un videojuego se vaya con una idea de que se puede encontrar. Sin embargo con los clásicos, como dice el refrán, vale más una imagen que mil palabras, por lo que hasta que no se juega no se sabe su verdadera forma.

Undertale es un videojuego que cumple con esto, a pesar de internet estar plagado de memes, spoilers y loas sobre el juego. Hasta ponernos enfrente suya no sabremos de verdad la obra maestra que es.

Undertale tiene unos diálogos muy trabajados y cachondos.

10. Se llama clásico a un libro que se configura como equivalente del universo, a semejanza de los antiguos talismanes.

Hay juegos que tienen un significado y una simbología muy potente, el cual va más allá de la propia pantalla.

Un titulo que logra esto es Okami, juego japonés de culto.

Okami está lleno de simbología y mitología japonesa.

11. Tu clásico es aquel que no puede serte indiferente y que te sirve para definirte a ti mismo en relación y quizás en contraste con él.

Un juego de reciente lanzamiento el cual nos hace sentir como pocos es Red Dead Redemption 2, la segunda parte de la saga Red Dead Redemption. El juego está plagado de personajes muy humanos, con sus problemas, luces y sombras; con los que es fácil empatizar.

Personajes como Uncle serán difíciles de olvidar.

Sin embargo el personaje que sirve como avatar al jugador, Arthur Morgan, destaca sobre el resto. Éste le lleva por su transformación, calvario y redención. En un viaje más de una vez tocará las fibras sensibles.

12. Un clásico es un libro que está antes que otros clásicos; pero quien haya leído primero los otros y después lee aquél, reconoce en seguida su lugar en la genealogía.

Hay videojuegos como Devil May Cry, que han tenido multitud de secuelas espirituales, entre las que está la saga Bayonetta.

Dwvil May Cry marcó el Hack and Slash con sus salida.

Cuando nos acercamos a estos precursores descubrimos de donde vinieron las ideas geniales que habían ayudado a otros títulos exitosos a lograr su puesto.

13. Es clásico lo que tiende a relegar la actualidad a categoría de ruido de fondo, pero al mismo tiempo no puede prescindir de ese ruido de fondo.

Hay juegos como los Call of Duty, que siempre han estado de moda, pero sin embargo sus mejores títulos e ideas provienen del pasado.

Moder Warfare 2 fue el pináculo de la saga Call of Duty.

A pesar de deber su éxito al pasado, la saga ha sabido conservar sus mecánicas, ya arcaicas, y fusionarlo con los nuevos tiempos.

14. Es clásico lo que persiste como ruido de fondo incluso allí donde la actualidad más incompatible se impone.

Hay juegos que siempre estarán de moda a pesar de lo que cambie el mercado y los gustos. Un ejemplo es Skyrim, el juego de Bethesda sigue siendo uno de los más jugados; a pesar de los años y de que sus mecánicas y gráficos han quedado anticuadas. Su ambientación y posibilidades hacen de Skyrim una delicia hoy y en el futuro.

Skyrim ha salido para casi cualquier plataforma.

Sin embargo no hay que tomar los argumentos como una obligación. Es importante recordar esta máxima del propio Italo Calvino, a la hora de acercarse a los videojuegos que han llegado al Olimpo de los clásicos. “Si no salta la chispa, no hay nada que hacer: no se leen los clásicos por deber o por respeto, sino sólo por amor”.

En E-sportzone somos fans, no solo de los deportes electrónicos, sino también del videojuego en general. Y vamos a poner nuestro granito de arena y recomendaremos un clásico del videojuego a la semana este próximo 2019.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre