Battlefield V fue anunciado el pasado E3, con él Electronic Arts aspiraba a reeditar el éxito de Battlefield 1, el cual dio un lavado de cara a una saga, que tras Battlefield 4 y el chasco que supuso Hardline, daba síntomas de cansancio. Sin embargo ¿ha logrado esta nueva entrega cumplir con las expectativas de EA y los jugadores?.

El nuevo título de la saga Battlefield despertó la polémica desde su anuncio, muchos usuarios lo acusaron de poco realista tras ver su trailer, ya que las indumentarias de los soldados no concordaban con las llevadas por las tropas en la realidad. También los jugadores acusaron a Battlefield V de seguir una agenda política, por el papel preeminente que se quería dar a la mujer en el juego, que chocaba con la realidad del conflicto.

Con razón o no estos usuarios molestos por el tema empezaron una campaña en las redes con hagstags como #notmybattlefield. La polémica empezó a armar tanto ruido que por parte de EA salió Patrick söderlund a atajarla, pero su respuesta “Acepta a las mujeres en Battlefield V, o no compres el juego” lejos de apagar las llamas, creó otro incendio. La comunidad de Battlefield se puso en contra de la distribuidora y el juego, ya que dejando a un lado su inquina por el realismo o no, las declaraciones ponían de relieve la falta de compromiso de la distribuidora con su público.



Sumado al odio que levantó el título en parte de sus potenciales compradores, este año tuvo gran competencia, Rockstar decidió sacar este año Red Dead Redemption 2. Por este motivo y por los fallos vistos en la Beta, el juego se acabó retrasando un mes.

Un mes después de lo esperado nos llega un título no tan diferente de la Beta abierta de septiembre. En su edición completa el juego cuenta con un modo historia, un multijugador y el “novedoso” modo Battle royale, que saldrá a lo largo de 2019.

Single Player

El modo campaña trata de reeditar lo ya visto en Battlefield 1, narrarnos una historia donde la protagonista es la propia guerra, y no los hombres que se ven arrastrados a ella. En la primera misión controlaremos a diferentes soldados del conflicto en batallas míticas como Narvik, Tobruk o Market Garden durante un breve periodo de tiempo. En el resto de misiones, denominadas historias de guerra, encarnaremos a algunos participantes del conflicto que han sido “olvidados” por la historia, en las cuales veremos como sufren el conflicto, y que es para ellos la guerra.

La idea traída de Battlefield 1 de ver como es la guerra desde diferentes ópticas aquí no funciona tan bien ya que las historias seleccionadas no son tan atrayentes como las de su predecesor. El enfoque en buscar lo olvidado y lo políticamente correcto ha quitado la posibilidad de brillar al modo campaña. Una historia sobre los tiradores senegaleses desembarcando en la Operación Dragoon no es tan entretenida como lo fueron las misiones de los Arditti o el Barón rojo en el juego de la Primera Guerra Mundial. Ésto no se debe solo a la selección de episodios, lo trillado de la Segunda Guerra mundial, deja poco a la sorpresa y debe jugar más duro que el primero para narrar una historia sobre el conflicto con gancho.

La falta de unos personajes memorables, que sean más que un simple recurso para contar la trama y una historia interesantes dejan la campaña del título al nivel de ser un mero tutorial para el modo multijugador, asemejándose a las historias de los operadores de Black Ops IIII. Atrás quedan los tiempos de Modern Warfare 2, donde la historia cinematográfica fuera el estandarte de los shooters.

Contenido multijugador

El multijugador es la parte que más brilla del título, aunque no de una manera deslumbrante. Su sistema de juego cuenta con las cuatro clases típicas de Battlefield, asalto, médico, tirador y apoyo. A nuestra disposición habrá 30 armas principales, repartidas entre las cuatro clases , siete armas secundarias, nueve armas cuerpo a cuerpo, 16 gadgets y 24 vehículos. Los cuales podremos utilizar en ocho mapas diferentes que están ambientados en localizaciones de lo más variadas, que van desde la ciudad de Rotterdam, la campiña francesa, Narvik o el desierto libio.

Esta cantidad de armas y contenido es similar a lo que trajo su antecesor de base, y como en Battlefield 1 se ampliarán posteriormente los contenidos, aunque de forma gratuita en Battlefield V ya que carecerá de DLCs o pases de temporada. Será un juego con microtransaciones, aunque están deshabilitadas ahora mismo, que serán solo para material cosmético. Se ha aprendido de las experiencias anteriores como el fracaso de Battlefront 2 por abusar de los micropagos de una manera predatoria. Este año EA no quiere repetir como la peor compañía de América.

Jugabilidad

En cuanto al gameplay, en el multijugador no se siente esa frescura que trajo Battlefield 1. El cual mediante las mecánicas supo poner al jugador en la piel de un combate que se sentía más personal, como el asalto a una trinchera en la Primera Guerra Mundial. Las armas se sentían toscas e imprecisas, y eso nos hacía muchas veces cerrar las distancias, llegando incluso a combatir al arma blanca. Un cambio para lo que habían sido los anteriores Battlefields, en los cuales reinaba un combate a medias distancias por parte de fusiles de asalto modernos multiusos.

En Battlefield V repiten muchas armas del primero, sin embargo el gunplay no está tan marcado por lo que en muchas ocasiones es insípido el juego y se siente como un shooter más, no acompañando el gameplay a la ambientación. No se siente ninguna revolución, la saga no ha sabido emular la Segunda Guerra Mundial igual de bien que la primera. Aunque hay puntos logrados como las máquinas de picar carne que son los aviones y una mayor potencia y utilidad de los tanques respecto a otros títulos, los cuales para compensar tendrán que recargar municiones al quedarse sin municiones. A pesar de ésto, el juego es solido y cumple en lo básico resultando entretenido disparar a nuestros enemigos.

Otro punto que ha resultado negativo es su mayor enfoque en el teamplay, tratando de emular a Battlefield Bad Company 2 de una manera errónea. Las clases toman una mayor relevancia en su rol, y al haber menos munición y no ser la salud regenerativa, el apoyo y el médico ganan relevancia. Sin embargo esto ha sido buscado de mala manera, ya que al depender de tus compañeros en muchas ocasiones estás en desventaja si juegas en solitario. No es la manera adecuada de potenciar el teamplay el penalizar ir en solitario. Se debería premiar el juego en equipo en vez de castigar su ausencia.

Otras nuevas mecánicas como la construcción no logran innovar, ya que al no ser un juego de posiciones, estas pueden caer en cualquier momento en manos enemigas, y son obviadas en casi todos los modos.

En cuanto a modos de juego, contaremos con los típicos de DeadMatch y conquista, con sus variantes para más o menos jugadores, siendo el máximo los 64 jugadores típicos de la saga. El modo que más realza las virtudes del título es operaciones donde la congestión de jugadores lleva a un mayor trabajo en equipo y a una utilidad mayor de las construcciones.

Apartado técnico

Las características técnicas del juego cumplen con creces tanto gráfica como en el sonido. El apartado de vídeo es espectacular en PCs de última generación que cuentan con la última tecnología de las gráficas de NVIDIA, siendo el único juego triple A capaz de reproducir la tecnología RayTracing. Destacando sobretodo las representaciones climáticas en los diferentes mapas. Otro punto a favor es la iluminación que en ciertos reflejos se acerca al hiperrealismo. El sonido como siempre en la saga Battlefield es una delicia, capaz de acercarte al conflicto con grabaciones de guerra.

Correción histórica

En cuanto al realismo Battlefield carece totalmente de éste, se nota que DICE en esta ocasión se ha centrado más en el gameplay y en contar la historia que quieren que en una representación aceptable del conflicto. Hay detalles que demuestran su dejadez en el tema. Durante la misión de introducción, cuando nos vemos en Market Garden, los soldados que aparecen en el puente de Nimega son paracaidistas británicos, lo cual es incorrecto, ese sector perteneció a la 82 Aerotransportada Norteamericana “All american”. La 1a división paracaidista británica saltó sobre Arnhem kilómetros arriba. Otro ejemplo es la cadencia y el sonido de las míticas MGS alemanas, las cuales no alcanzan la tasa de disparos que tenían en la realidad. Otro punto es la inclusión de mujeres en el frente, el cual rompe totalmente la inmersión.

Una vez aceptado que Battlefield no es realista en este aspecto y que su ambientanción deja mucho que desear hay que entender que esto no hace que el juego sea malo, la base del shooter es sólida y es entretenido jugarlo. Sin embargo su falta corrección histórica echa para atrás a aquellos que les gustan los shooters con una ambientación en el pasado, que son muchos de los posibles ventas de Battlefield.

Este punto que puede parecer menor podía haber sido un handicap para el juego de ser correcto. Muchos de los fans de la saga Battlefield apreciaban el mínimo rigor que poseían sus juegos y lo diferenciaban de Call of Duty. Sin embargo al no cumplir con las expectativas estos jugadores podrían optar por el juego de la competencia.

Contenido

La campaña dura unas 4 o 5 horas de base, lo cual es una duración muy corta, incluso para los estándares de un Fps, además no resulta tan cinematográfica como las de otros títulos del género, por lo que sabe a poco.

El multijugador también carece de contenido, se siente capado en ciertos aspectos como las armas o mapas, sin embargo el modo de operaciones logra dar la impresión de tener más contenido, ya que el título se siente diferente en ese modo.

EA ha anunciado que lanzará progresivamente contenido de manera gratuita, liberando poco a poco partes recortadas para tratar de mantener una comunidad activa que compre sus servicios de microtransacciones. Por ahora se siente incompleto, y no es una buena práctica el recortar contenido de la versión base, aunque en esta ocasión EA, ha tenido la “deferencia de no cobrarnos”. Esperemos que cuando aparezcan en un futuro los micropagos sean introducidos de una manera correcta, no aprovechándose de los jugadores ni causando problemas a una vez ya lanzado el título.

Conclusión

En definitiva, Batlefield V es un juego que cumple, con una base sólida asentada de entregas anteriores, la cual no ha perdido. Sin embargo sus nuevas mecánicas en ocasiones no han acertado, emborronando la fórmula. El apartado técnico es impresionante, siendo lo mejor de juego, con el aprovechamiento de la tecnología RayTracing por bandera. El contenido sin embargo es su peor punto con una campaña corta y un multijugador vacío.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre