La pasada semana EA sorprendía a los jugadores con el inesperado lanzamiento de Apex Legends, un Battle Royale free to play desarrollado por Respawn, padres de Titanfall.

Apex Legends está ambientado en el mundo de Titanfall. El juego nos ofrece un modo Battle Royale, en el cual participaremos con uno de los ocho héroes disponibles, dos de ellos previo pago, junto a otros dos compañeros. Las habilidades de los personajes influirán de gran manera en la forma en que jugaremos la partida. Los ocho personajes se agrupan según sus características en tres clases distintas, las cuales representan el rol que llevarán en partida; ataque, tanque o apoyo. La inclusión de estos personajes da un toque de hero shooter al Battle Royale.

Durante su primera semana el juego batió récords, alcanzando 4.62 millones de horas visionadas en los primeros días y llegando a la cifra de 10 millones de jugadores únicos en 72 horas. El juego parece ser todo un éxito tanto que ya lo comparan con el rey indiscutible del género, Fortnite, e incluso se dice que le destronará.



El universo Titanfall

No es la primera vez que Respawn es llamado a cambiar la industria del videojuego. En 2014 apareció Titanfall, un shooter que venía a acabar con el reinado de Call of Duty. Sin embargo sus innovadoras ideas; mechas gigantes junto a soldados a pie, una movilidad más rápida de lo que Call of Duty marcaba en esas fechas y una ambientación futurista, no acabaron de despegar y se sintió que el juego trataba de abarcar mucho pero no de una manera efectiva. Tras unas horas el juego se sentía repetitivo y sin posibilidades. Sin embargo supuso aire fresco en un momento que el videojuego lo necesitaba, también demostró que una alternativa sólida al dominio de la saga de Activision era posible.

Titanfall poseía un apartado técnico impoluto.

En 2016 salió su segunda entrega, que pulió aspectos de la jugabilidad, como el gunplay, e hizo de Titanfall un shooter aún mejor. Sin embargo las políticas de DLCs y su lanzamiento encorsetado en un calendario muy apretado, tras Battlefield 1, provocó que sus ventas fueran mediocres y EA decidió cambiar Titanfall.

Este cambio trajo Apex Legends, un juego que deja atrás el formato anterior de Titanfall. El título fue creado siguiendo las tendencias del mercado, con gusto por los MOBA y el Battle Royale. El incontestable éxito de Fortnite hizo que las desarrolladoras trataran de imitarlo, algo que ya pasó hace 10 años con Call of Duty, cuya fórmula marcó el patrón del shooter durante un lustro. Imitando a Activision, que apostó por el modo con Black Out, EA quiso hacer su propia apuesta, Apex. La parte del MOBA, o más específicamente el hero shooter, es un género que en los juegos de disparos revivió después del éxito de Overwatch.

2 de los 8 personajes se desbloquean previo pago.

La historia está condenada a repetirse

Sin embargo no es en los anteriores trabajos de Respawn donde hay que mirar el posible futuro de Apex legends. En 2015 2k Games lanzó al mercado Evolve, otro shooter, que tras ser lanzado en fase beta fue aclamado como el futuro del género.

Su jugabilidad y el planteamiento de las partidas, que enfrentaban a unos héroes (cazadores), con un monstruo parecía ser algo novedoso y muy entretenido. Sin embargo pasado el tiempo de la beta, en su lanzamiento, se descubrió que lo visto era todo lo que podía ofrecer. Los personajes que se añadían eran de pago, lo que provocaba que el que no quisiera adquirirlos se viera limitado a un grupo muy limitado, y siendo la variedad de cazadores y la forma de la que éstos afrontaban la partida una de las mayores virtudes del título, fue contraproducente para los resultados de Evolve.

Evolve usaba un sistema de clases similar a Apex Legnds.

Uno de los peligros que tiene Apex, es olvidar que es un shooter y centrarse demasiado en el uso de habilidades, haciendo de las armas un acompañamiento. Algo similar le ocurrió al juego de 2k, en el cual diversos personajes eran útiles más por sus habilidades que por el arma. Esto puede funcionar en juegos como Overwatch, donde el trabajo en equipo y la compenetración son esenciales, pero en un Battle Royale depender en exceso de estas puede pasar factura al juego.

Otro punto, que nombramos antes de pasada es el sistema de monetización del juego. Apex Legends ha sido el enésimo juego en subirse al free to play y en optar por un sistema de miocrotransacciones y lootboxes para ganar dinero. Parte del futuro éxito del juego dependerá de lo oportunos que sean estos pagos. Bloquear personajes, o hacerlos muy difíciles de obtener jugando parece una mala manera de mantener un público fiel, ya que el juego se podría sentir como un pay to win. La venta de cosméticos para adornar nuestro héroe es otra opción posible, similar al modelo de League of Legends o Fortnite. Por último, como parece haber anunciado Respawn, el juego puede optar por vender pases de temporada, que nos propongan retos y nos den diferentes recompensas al completarlos.

Pasado el Hype y la novedad que ha generado su lanzamiento, hay que ver si el juego sigue manteniendo altos números de jugadores. Si Respawn está dispuesta a apoyarlo con contenido continuo que haga avanzar Apex, y no acaben sitiéndose sus partidas algo recurrente. También hay que ver si logra arrebatar parte de la tarta a Fortnite, juego que parece no contar con ninguna grieta a nivel casual ya que sigue creciendo mes a mes y convocando a millones de jugadores temporada tras temporada con sus eventos y desafíos.

Fortnite se actualiza continuamente con modos y objetos.

Hay que ver si la historia se repite y un juego llamado a conquistar el Olimpo acaba olvidado y fracasando estrepitosamente. Apex tiene problemas, pero también tiene puntos fuertes. Respawn ha sido un estudio que fracasó con el primer Titanfall, pero supo dar la vuelta al concepto y hacer un buen producto con su segundo intento, a pesar de nos ser bueno comercialmente; por ello debería saber gestionar su juego. A pesar de ésto, su mayor problema es la codicia de EA, hay que ver hasta que punto el desbloqueo de héroes pasa factura a Apex Legends.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre