El pasado 2017 trajo consigo muchas novedades al mundo del videojuego, pero la que mayor repercusión trajo al sector, microtransaciones a parte, fue la popularización de un nuevo género, el Battle Royale.

2017 acabó con PUBG como el juego más jugado en Steam, con una media de millón y medio de jugadores simultáneos. También el año pasado vio el auge de Fortnite, título que pasó de un millón de jugadores en su modo gratuito a más 45 en enero de 2018. Ambos títulos además de su incontestable éxito tienen otro punto en común, son Battle Royales.

¿Qué es un Battle Royale?

El Battle Royale es un género híbrido de videojuegos, nace de la fusión de otros, como son el shooter, el RPG o el sandbox. Cada uno aporta su granito de arena para hacer del Battle Royale un género exitoso. En lo jugable el concepto es siguiente, los jugadores, que pueden ir desde 12 en el Dying Light Bad Blood a 100 en PUBG y Fortnite, se enfrentan, en solitario o por equipos, en una partida a muerte por ser el último con vida.



El Shooter es la base de la mayoría de los Battle Royale, que tienen un sistema de juego propio de este primer género, con una jugabilidad y un gunplay de un shooter. El RPG aporta elementos como el looteo o la mejora del personaje teniendo nosotros que encontrar las armas y power ups que nos ayuden a ganar. Por último el sandbox aporta la libertad a la hora de afrontar el juego, pudiendo optar por casi infinitas opciones  de juego, lo que ayuda a construirnos nuestra historia a la hora de alzarnos con la victoria.

Dying Light Bad Blood es un nuevo Battle Royale muy enfocado al PVE.
Dying Light Bad Blood es un nuevo Battle Royale muy enfocado al PVE.

Origenes del género

El concepto del Battle Royale no es algo nuevo, ya en el año 1999, una novela japonesa llamada Battle Royale y la pelicula homónima desarrollaron la idea de una pela a muerte por la supervivencia entre un grupo de personas. La influencia de esta película es tan notable que nombró a todo el género con el que comparte idea.

Para rastrear los orígenes del género en los videojuegos hay que remontarse al año 2011, a la última versión de Arma II, un simulador militar hiperrealista con unas mecánicas de combate muy desarrolladas. Para Arma II se desarrollaron multitud de moods; desde combate napoleonico a modificaciones centradas en la supervivencia en un apocalipsis zombie, en el que debíamos recolectar recursos para sobrevivir compitiendo por estos con otros jugadores, en el entorno abierto enorme de 225 kilómetros cuadrados.

La gran popularidad que tuvo este mood, superando incluso a la del propio Arma II animó a sus desarrolladores a sacar éste como un juego independiente. En 2013 se inició el desarrollo de Day Z, que optó por un mapa más restringido, el resto de mecánicas siguieron heredadas del mood, con un enfoque por la libertad y la supervivencia. Esta seña de identidad de Day Z hizo que el juego fuera especialmente proclive a generar historias propias, cada partida era distinta.

Al igual que a Arma II, a Day Z le salieron moods, destacando H1Z1, creado por Brendan Green. En esta modificación consistía en traer la idea de la película japonesa de Battle Royale, una serie de jugadores saltaban en paracaídas sobre una isla, encontrando armas aleatorias y su objetivo era luchar a muerte por la supervivencia. El mood se centró más en el combate jugador contra jugador y en el conseguir armas; marcando éstas la diferencia en su manejo, no siendo lo mismo un rifle que un subfusil. Otra característica que este mood tomó de Day Z fue libertad a la hora de jugar y la autenticidad de cada partida, nunca siendo dos iguales.

Day z está muy enfocado a la supervivencia.
Day z está muy enfocado a la supervivencia.

Tras el éxito de H1Z1, Green entró en un desconocido estudio por entonces, Blue Hole, que le dio carta blanca para llevar a cabo sus ideas. Pero antes de hablar de título que nació de esta colaboración, mencionaremos otros juegos que trataron ideas similares.

Tras el lanzamiento de la película de Los Juegos del Hambre, en Minecraft se popularizaron servidores que imitaban la lucha a muerte del film. Sin embargo, se diferencian de los actuales Battle Royales en que no era un shooter y no había aleatoriedad en la obtención de recursos y armas. También destacaremos un modo similar en Ark: Survival Evolved salido en 2015 que se centró en la competición, pero carecía, como Minecraft, de los elementos de un shooter y del la aleatoriedad.

Player´s Unknow Battlegrounds

Blue Hole Studios sacó en primavera  de 2017 un título que revolucionaría el videojuego. Con la ayuda del visionario Brendan Green, el estudio desarrollo Player´s Unknown Battlegrounds (PUBG), este título fue la consolidación de todo lo anterior en una fórmula atractiva, con el bagaje y experiendia de los shooters.

La idea jugable de PUBG es simple 100 jugadores saltan de un avión en paracaídas sobre un mapa enorme, en el que hay diferentes localizaciones, tras caer el jugador debe buscar su equipo y enfrentarse con el resto por ser el último con vida. Para animar la cosa, una nube va cerrando el mapa y acercando a los jugadores poco a poco. Los gráficos y la ambientación del título son realistas, como el de cualquier otro shooter militar.

En PUBG elegiremos a donde ir cuando saltemos en paracaídas.
En PUBG elegiremos a donde ir cuando saltemos en paracaídas.

El título retoma ideas anteriores que resultaron frescas para un mercado del shooter saturado de clones del Call of Duty, que estaba en barrena y perdía su trono, que tenía desde 2008, frente al MOBA. PUBG trajo de vuelta conceptos como la salud que no se regenera, sino que se cura mediante paquetes, lo cual es una vuelta a los orígenes del género de disparos, dejando a un lado la moda impuesta por Call Of Duty 4 de curarse entero tras un tiempo sin recibir daño, que hacía los shooters más rápidos, locos y frenéticos, al no tener que gestionar la vida más allá de un enfrentamiento.

La siguiente característica que trajo fue la diferenciación de armas, que se había perdido tras Call of Duty, donde las armas, al ser realistas no guardaban gran diferencia unas de otras. PUBG solucionó esto haciendo que éstas usaran distintos tipos de munición, que son más o menos poderosos y abundantes. También añadió ranuras de mejora a las armas, que permiten sumar accesorios que mejoran significativamente las armas; estas ranuras también incentivan cierto tipo de juego con cada arma, por ejemplo si un arma no permite que se la incluyan miras no será un arma diseñada para combate lejano, y si no se le pueden poner agarres, no será un arma muy precisa.

El mapa trajo consigo un estilo de juego novedoso, dividiéndose en diferentes arenas, que están conectadas por bosques y caminos, que cada una era como un mapa, de un videojuego más pequeño. La nube iba cerrando el mapa y haciendo unas zonas jugables y otras no, creando estrategias únicas para cada partida.

Sumadas a estas adiciones al shooter apareció el looteo y la mejora del personaje, traídas de DayZ. Las mecánicas provenían en un principio del RPG, un género que tras Skyrim experimentó un crecimiento de popularidad. También se sumó la libertad propia de los sandbox, que plagaron la plagaron la pasada generación de consolas y el principio de la actual.

El PUBG tiene mecánicas de RPG como la gestión del inventario,
El PUBG tiene mecánicas de RPG como la gestión del inventario,

En esta coctelera que fue PUBG se unieron multitud de géneros e ideas que resultaban atractivas, pero que por si solas estaban agotándose o se les faltaba un punto para triunfar. Supo sacar el shooter militar de su agotamiento en el modelo Call of Duty. Todo ésto hizo que con un poco de publicidad en los streamings y de apoyo por parte de los creadores de contenido se convirtiera en un rotundo éxito llegando a grandes capas de jugadores con su propuesta.

Un nuevo rey del Battle Royale

PUBG fue toda una sorpresa y para finales del verano de 2017, a pesar de ser tan solo un early access, se había impuesto como el título más jugado de Steam y obtuvo gran atención mediática, de jugadores y por parte de la industria. De esta última surgió un nuevo contendiente en el Battle Royale, Epic Games y su desarrollo, Fortnite.

Fortnite fue una gran apuesta por parte de Epic, tanto que la empresa, poseedora del motor Unreal Engine; sacó una nueva versión del mismo, Unreal Engine 4, para apoyar el desarrollo de Fortnite. El juego sufrió, debido a esto, continuos retrasos que le restaron hype, llegándose a comparar el juego con el fallido Duke Nukem Forever que pasó una situación similar, siendo desarrollado con varios motores gráficos.

Fortnite vio la luz en una versión early access en primavera de 2017, el juego tenía una estética cartoon y contaba con un modo de defensa, en solitario o en equipo, contra oleadas de zombies, con un componente de construcción y de RPG, con mecánicas de crafteo y grindeo muy complejo. El juego no fue el ridículo que esperaba la comunidad del videojuego pero tampoco el éxito que esperaba Epic con su inversión; ya que el juego a pesar de ser sólido era muy complejo y a pesar de ser de pago contaba con  mecánicas de micropagos muy molestas, que afectaban al avance en el juego.

El modo un jugador de Fortnite tiene mecánicas dsitintas a su popular modo Battle Royale.
El modo un jugador de Fortnite tiene mecánicas dsitintas a su popular modo Battle Royale.

Viendo el éxito del modo Battle Royale, Epic decidió incluirlo en Fortnite de manera gratuíta, simplificar el componente de RPG y hacer los micropagos exclusivos de cosméticos. Solucionadas estas limitaciones, el modo se volvió increíblemente popular gracias a lo fácil que es acceder a un título Free to Play, a lo pulido de su jugabilidad a lo novedoso de la construcción y a la estética amigable del juego.

Poco a poco Fortnite le fue comiendo terreno a PUBG, este último al estar respaldado por un estudio pequeño, desarrollaba el juego a menor velocidad. También los hackers lastraron el juego, ya que la popularidad de éste hizo que muchos migraran a PUBG e hicieran de jugarlo una experiencia negativa. Los desarrolladores fueron incapaces de cortar rápido el problema y muchos jugadores abandonaron el juego.

Fornite sin embargo actualizaba el juego a menudo con eventos haciendo que se sintiera algo vivo, al contrario de lo que ocurría en PUBG. Epic también logró acabar con los hackers y mantenerlos a raya.

Fortnite incluye eventos, como el the Avengers coincidiendo con el lanzamiento de la película de Infinity Wars.
Fortnite incluye eventos, como el the Avengers coincidiendo con el lanzamiento de la película de Infinity Wars.

PUBG, sobrepasado por las exigencias de los jugadores, llegados por su popularidad, fue víctima de su éxit; además no supo actuar en un primer momento y su única idea fue demandar a Fortnite por supuesto plagio. A pesar de la idea del Battle Royale no ser suya.

El Battle Royale se ha convertido en un género referencia, todos los juegos quieren cuanto menos tener un modo relacionado, hasta titanes del sector como Call of Duty o Battlefield se han sumado a la ola. Por otro lado no paran de salir títulos con ideas nuevas que tratan de dar una vuelta al género intentando destronar a Fortnite; lo cual no parece muy viable, ya que el juego de Epic se mantiene fuerte en números, aunque ha empezado a descender su presencia en medios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre