Recientemente la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos empezó a investigar las Lootboxes por ser una forma de apuesta encubierta. Ésto se suma a que recientemente el senado australiano instó al gobierno de su país a que vigilara estas prácticas en los videojuegos.

El subcomité de comercio del Senado Norteamericano interrogó a la FTC sobre el uso cada vez más extendido de cajas de botín. La senadora demócrata Maggie Hassan, que trajo la cuestión a la cámara preguntó al director de la FTC, Joseph Simons, al respecto del tema.

Hizo incapié en que los efectos nocivos que tenían las cajas de botín en menores y en personas con adicción al juego; también instó a estudiar si estas prácticas tenían que considerarse apuestas encubiertas, poniendo de ejemplo las investigaciones llevadas a cabo por otros organismos gubernamentales como el gobierno belga. A todo esto Simons declaró que su comisión estudiaría el caso y llegaría al fondo de la cuestión dando un veredicto sobre estas características incluidas en los videojuegos.



En Australia el caso se estudió por petición del senado, también animados por las conclusiones de sus homólogos europeos. Su conclusión fue que en términos generales las cajas de botín no se consideran legalmente como juegos de apuestas porque no dan a los artículos que se consideren que tienen valor monetario, aunque se puede poner en entredicho en los casos que estos artículos se pueden vender o se apuesta con ellos, como es el caso de CS.GO. También que ciertos artículos sean muy codiciados por los juagadores vuelve adictiva la compra de éstas.

Por todo esto llegó a la conclusión de que las cajas no son una categoría homogénea y hay diferencias esenciales entre las que ofrecen diferentes juegos. Acabaron recomendando que el gobierno del país “aborde las preocupaciones sobre los roles y responsabilidades de los reguladores, las definiciones legales, las clasificaciones y la protección del consumidor”.

Europa y China

Esta postura se aleja de la tomada por el Gobierno Federal Belga, el cual tomó el toro por los cuernos y acabó considerando las lootboxes como una forma de apuesta, afectando a muchos juegos, Overwatch y CSGO por ejemplo dejaron de comercializar estos servicios en el territorio belga, y EA se negó a acatar la sentencia siguiendo vendiendo los sobres de Fifa Ultimate Team.

En países como China se obligó a aquellos que venden estas cajas en sus juegos a indicar la posibilidad de obtención de cada item. Para que los compradores sepan que objetos pueden obtener.

Otros estados a raíz de la polémica entre EA y Bélgica comunicaron la intención de poner bajo vigilancia a estas prácticas. Y posiblemente la propia Unión Europea se sume a estos esfuerzos.

Es bueno que los estados soberanos entren  a investigar las prácticas de monetización que van en detrimento del usuario y logren ponerlas bajo vigilancia para evitar los peores excesos y abusos por parte de las compañías. Ciertas cajas además pueden ser empleadas con fines grises como apuestas en línea.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre