FIFA es el simulador de fútbol más vendido del planeta. En 2008 superó a PES en ventas, y desde ese momento ha mantenido el liderato distanciándose cada vez más de su perseguidor. Hasta llegar a FIFA 18, donde ha alcanzado las 24 millones de ventas, récord absoluto de un juego deportivo. Los usuarios cada vez se quejan más de los fallos del juego pero las ventas no paran de crecer… ¿por qué sucede esto?

FIFA 18 pasará a la historia como uno de los FIFA más odiado de la historia. Aún así ha batido todos los récords en ventas. No solo en ventas sino también en micropagos lo que les ha supuesto unos ingresos gigantescos. Esto contrasta con que ha sido una de las ediciones con más quejas y fallos de los últimos años. ¿Por qué ocurre esto?

Una de las principales causas es que FIFA es la mejor opción del mercado. Los videojuegos de fútbol constituyen un mercado prácticamente de duopolio. Su único competidor real es Pro Evolution Soccer. Y actualmente se encuentra a años luz. Y cada año parece que la distancia no hace más que aumentar. Cada edición, FIFA mejora. Implementa nuevos modos de juego, como Fut Champions o Division Rivals. Y consigue nuevas licencias, haciendo un juego cada vez más realista. Incluso “robándoselas” a PES como la de la Champions League este último año.



Ultimate Team es mejor que My Club. El modo carrera de FIFA cada año es más completo y realista. También cuenta con un modo historia conocido como “El Camino”. Y un modo 11 vs 11 que goza de una gran y creciente popularidad en el plano competitivo. Sin olvidarnos del nuevo Kick Off que ha sido implementado este año, que le lleva a dar otro nuevo salto de calidad. Lo que le lleva a ser un juego completísimo en todos los aspectos.

Otra de las claves es que FIFA está directamente relacionado con el mundo del fútbol. Cuando un juego está tan ligado, en muchos sentidos dentro del videojuego con constantes actualizaciones según lo que ocurra en el mundo real, al deporte más seguido del planeta, las posibilidades de éxito son muy grandes. Y FIFA cuenta con el TOTW, numerosas cartas especiales, modos de juego… todas relacionadas directamente con lo que ocurra en los terrenos de juego.

Si dejásemos esto aquí parecería que FIFA es el juego perfecto. Pero no, ni muchos menos, tiene muchos fallos que se presupone no debería tener una empresa gigantesca como EA Sports, que genera millones de euros año tras año y tiene reconocimiento internacional como una de las empresas de videojuegos más importantes del planeta. Estos fallos incluyen: mala conexión durante unos partidos que pretenden ser competitivos, bugs prácticamente cada semana, fallos en el propio gameplay…

Desde 2008, FIFA es el simulador de fútbol más vendido, y la diferencia no hace más que aguantar año tras año, FIFA 18 ha batido todos los récords alcanzando las 24 millones de ventas, récord aboluto, mientras PES se tuvo que conformar con 5 millones. También es importante recalcar que las ventas de PES están creciendo en los últimos años, aunque no con la progresión de FIFA.

Además, FIFA también tiene un marketing detrás del que Konami está muy lejos. Con cada edición nueva, EA Sports consigue generar un hype gigantesco. Esto es complicado, ya que al final cada año es prácticamente lo mismo, es fútbol, el objetivo y el juego es mismo. Pero gracias a su gran equipo de diseño y promoción en redes sociales consiguen recargar las pilas a sus fans de cara al nuevo año.

Pero… ¿qué hace a FIFA tan adictivo?

Al final, todos los usuarios del juego, que también son amantes del fútbol, en algún momento disfrutaron enormemente la experiencia de juego. Ya sea a través de un modo de juego concreto, el competitivo, un golazo increíble que marcó, un gol en el último minuto, un jugadores muy bueno que les salió en sobres, los torneos con sus amigos… Esto conlleva una adicción en el usuario, que según va pasando el tiempo, los malas momentos se van quedando atrás y permanecen en su memoria las buenas experiencias.

También muchos jugadores creen en EA Sports, en que arreglarán los fallos que tienen. En que la siguiente edición del juego será la mejor. En no perderse esto en caso de que suceda. Nadie les garantiza que el juego les vaya a gustar, pero ese optimismo, propiciado en gran parte por el marketing, les impulsa a comprar el juego año tras año.

Otra de las razones es la rutina. Hay muchos usuarios que son fieles desde hace muchos años, y no conciben que llegue finales de septiembre y no obtener una nueva edición de su videojuego favorito con sus respectivas novedades. No conciben al fútbol sin FIFA y al FIFA sin fútbol. Existe una gran masa de usuarios totalmente fidelizados, antes los que EA Sports tendría que hacer un total desastre para perderlos.

Además existen otros componentes de adicción como la suerte y poca probabilidad a la hora de conseguir a los mejores jugadores del juego. Eso que dicen de “lo fácil aburre, lo difícil atrae y lo imposible enamora”. Cuando te toca un jugador muy complicado de conseguir le conlleva a el usuario satisfacción personal y un reconocimiento por parte de sus amigos y de la comunidad de FIFA.

En conclusión, FIFA es el juego más completo en todos los sentidos, los usuarios lo saben, y confían en que arreglen sus fallos en las próximas ediciones. Mientras tanto, PES tiene un gran camino por recorrer si es que quiere recuperar a sus seguidores de antaño. Los consumidores no son “fanboys” de un juego, solo quieren disfrutar de la mejor experiencia posible, y esto, a día de hoy, lo proporciona FIFA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre